Entradas

Mostrando entradas de enero, 2015

LA TECNOLOGÍA DE LA INFORMACIÓN EN UN MUNDO CRUEL

Imagen
Opinión Por Elaine Ford Hoy mientras terminaba de oír el audio del rehén japonés, Kenji Goto, difundido junto a escalofriantes imágenes de su compatriota decapitado en manos del Estado Islámico; mi hijo de tres años me decía: “mamá vamos a Madagascar a buscar a Doki”. Me enfrenté de manera inmediata a dos mundos que se contraponen: la realidad vs. la ficción, pero que en este caso hubiera deseado vivir la ingenuidad del mundo animado. Y es en este contexto cuando uno se pregunta, adónde hemos llegado como especie humana capaces de vivir este nivel de atrocidades, con un odio latente que crece desmesuradamente.   En estas líneas no quiero referirme a estos temas como experta, simplemente quiero hacerlo como madre, como un ser que intenta entender la crueldad de la humanidad. Han pasado más de cincuenta años desde el fin de la Segunda Guerra Mundial, donde la población judía vivió la barbarie del genocidio a manos el régimen Nazi. Han pasado también más de cincuenta años desd

LOS ENEMIGOS DEL TWITTER

Imagen
Opinión Por Elaine Ford Los últimos episodios en torno al uso de Twitter por ciertos políticos y autoridades en nuestro país, nos pone en evidencia una serie de hechos que van más allá del desnutrido debate político. Estos señores ministros de Gobierno se están dejando llevar por sus impulsos, priorizando el ataque y la confrontación, en desmedro de la política pública y de la gobernabilidad política.   La reciente sucesión de tuits de los ministros Daniel Urresti y Pedro Cateriano, en las carteras de Interior y Defensa, respectivamente, nos revela: §          -  El mal manejo de la redes sociales. §         -   La poca capacidad de generar contenido.   §         -   La no interacción con la ciudadanía. §         -   La descalificación y el ataque, que sólo genera rechazo entre la población. §        -  Así como el uso de un lenguaje inapropiado que demuestra la subestimación de los ciudadanos y sus seguidores. Pero quizás lo más alarmante es la poca capac