25 de junio de 2018

Columna Opinión: ¿La democracia está muriendo?

Por Elaine Ford
Artículo publicado en Lucidez.pe
Domingo 24 de junio de 2018

http://www.lucidez.pe/opinion/la-democracia-esta-muriendo-por-elaine-ford/

Las recientes ediciones de las reconocidas revistas internacionales Foreign Affairs y The Economist alertan en sus titulares y le dedican amplias páginas a analizar el estado actual de la democracia en el globo. Se apresuran en cuestionar si la democracia está muriendo, debido principalmente al tipo de gobernantes que se van fortaleciendo en Estados con instituciones débiles y a la desconfianza que este sistema de gobierno está generando entre las nuevas generaciones.

De acuerdo a la Unidad de Inteligencia de The Economist la salud de la democracia ha mostrado un deterioro alarmante desde la crisis económica del 2007-2008. En el 2017, 89 países retrocedieron, mientras que sólo 27 países han mejorado. Tan sólo un tercio de la juventud norteamericana considera “esencial” vivir en democracia. Pero habría que considerar también que mientras en 1941 existían una docena de democracias, para el año 2000 tan sólo ocho países nunca habían tenido una elección.



Frente a esto ¿Cuándo podríamos decir que una democracia está muriendo? Las diversas realidades en Estados como Hungría, Nicaragua, Turquía, Venezuela han mostrado cómo sus respectivos líderes bajo modelos autocráticos han establecido sistemas que van sofocando las libertades, silenciando a la prensa, corrompiendo a la justicia, debilitando a las instituciones, polarizando a la ciudadanía, persiguiendo a la oposición, identificando a enemigos internos y externos, entre otros. Actos que empiezan sutilmente, pero que luego son parte de la rutina del régimen enquistado.

En el Perú un reciente hecho despierta los sinsabores de tiempos autoritarios. La mayoría parlamentaria aprobó por insistencia la ley que prohíbe la publicidad estatal en los medios de comunicación privados, también conocida como la Ley Mulder. Esta medida es preocupante desde todas las perspectivas por su efecto directo contra la libertad de prensa y la libertad de los peruanos a acceder a la información y decidir mediante qué medio ellos quieren informarse. Al eliminar la publicidad estatal evidentemente se debilita a los medios privados, se debilitan sus contenidos, se debilita a la ciudadanía y se debilita a la democracia. Es una espiral negativa en todo sentido.

Si bien la ley establece en su Artículo 2 la “difusión libre en red digital”, tal disposición será más eficiente en la medida que más peruanos estén conectados a Internet y la brecha digital disminuya en el país. Actualmente, sólo el 49% de los peruanos acceden a Internet y en zonas rurales apenas un 15.4% están conectados, de acuerdo a recientes cifras del Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI).

Adicionalmente hay que tener en cuenta que, en tiempos de la digitalización, los medios de comunicación también sirven de contrapeso para el tipo de información y noticias falsas o fake news que circulan en las redes sociales. Es una realidad que la hemos visto en otras latitudes con impactos severos en la gobernabilidad y que el Perú no escapa de su vulnerabilidad. De hecho, ya hemos sido testigos de diversos episodios. Por tanto, en contraste a la Ley Mulder, lo que se debe promover son iniciativas que fortalezcan a los medios de comunicación.

Recordemos que la prensa, la información y los medios de comunicación son piezas claves para el desarrollo de nuestras libertades, la evolución como Nación y, especialmente, para la consolidación de la democracia. No deseamos clasificar entre las democracias en retroceso, menos aún entre las que están muriendo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario