12 de enero de 2015

LOS ENEMIGOS DEL TWITTER

Opinión
Por Elaine Ford

Los últimos episodios en torno al uso de Twitter por ciertos políticos y autoridades en nuestro país, nos pone en evidencia una serie de hechos que van más allá del desnutrido debate político. Estos señores ministros de Gobierno se están dejando llevar por sus impulsos, priorizando el ataque y la confrontación, en desmedro de la política pública y de la gobernabilidad política. 



La reciente sucesión de tuits de los ministros Daniel Urresti y Pedro Cateriano, en las carteras de Interior y Defensa, respectivamente, nos revela:

§         - El mal manejo de la redes sociales.
§        -  La poca capacidad de generar contenido. 
§        -  La no interacción con la ciudadanía.
§        -  La descalificación y el ataque, que sólo genera rechazo entre la población.
§       - Así como el uso de un lenguaje inapropiado que demuestra la subestimación de los ciudadanos y sus seguidores.

Pero quizás lo más alarmante es la poca capacidad de hacer un buen uso de estas plataformas que tanto nos ofrecen y es el infinito el límite que tenemos para innovar, crear y construir de la mano con los ciudadanos para fortalecer nuestro sistema democrático. Estos señores se han convertido en los enemigos del Twitter, al no sacar provecho inteligentemente de esta red social y caer en la seducción del populismo y la figuración.

Si no somos capaces de comprender esto o ver la real dimensión de lo que Internet y las nuevas tecnologías de la información y la comunicación (TIC’s) nos ofrecen, no estamos acordes a la evolución de la democracia del siglo XXI.

Nuestros políticos, nuestras autoridades, el Parlamento, el Ejecutivo, en conjunto con la ciudadanía deben trabajar juntos con miras a fortalecer nuestro Estado de Derecho mediante uso de plataformas digitales en aras de la transparencia, el acceso a la información pública, la rendición de cuentas y la participación ciudadana. Hay que saber aprovechar esto que está a nuestro alcance para poder enfrentar la corrupción y principales falencias de nuestro sistema político. 

En el marco de la democracia digital el vínculo entre el político con la tecnología puede ser muy estrecho y permite un amplio abanico de acciones en conjunto, que se da a distintos niveles y etapas: es decir, desde el desempeño en las campañas políticas electorales, en la co-creación con la ciudadanía para propuestas y planes de gobierno, en la construcción de una agenda digital para el país, en la interacción del día a día, entre otros.

Hay que comprender los alcances, límites y beneficios de Internet y TIC’s para poder aplicarlos eficientemente. Especialmente en un año vísperas a las elecciones generales de 2016. Se espera más seriedad y cordura. Las autoridades del actual gobierno deben aprovechar el tiempo que les queda para demostrar a la población los avances de sus gestiones y los resultados alcanzados.

No queremos más circos, cortinas de humo, ni ataques chabacanos. Construyamos país dando el ejemplo y son nuestras autoridades las primeras personas quienes deben actuar así. 



Puede leer también el artículo "Manual digital para políticos":


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada