17 de febrero de 2014

Venezuela y el uso de las redes sociales

OPINIÓN
Por Elaine Ford


Tras el estallido de protestas en Venezuela iniciado el pasado 12 de febrero, el nivel de violencia no cesa. Y una violencia que es impulsada por el mismo presidente Nicolás Maduro, que es extendida a todos los sectores del país considerados de oposición al régimen chavista. Un nivel de violencia que trasgrede todos los derechos fundamentales de las personas y que termina de lapidar la tan azotada libertad de expresión en ese país. Ya no basta con clausurar medios de comunicación, retirar licencias, censurar información, perseguir periodistas, limitar el papel periódico; esta vez la amenaza alcanza a las redes sociales.

 
No cabe duda que durante los últimos días han sido las redes sociales las que han permitido que el mundo se entere sobre lo que está pasando en la agitada Venezuela. El retiro de NTN24 y otras cadenas internacionales limitaron la difusión de información. Ante ello, a través del ciberactivismo promovido tanto por venezolanos como por activistas en toda la región se ha logrado difundir los reales hechos y se ha demostrado al mundo la magnitud de la violencia y el nivel de ensañamiento de un presidente que dice vivir en democracia, pero que no tolera el pluralismo y no permite la diversidad de opiniones, ideas y pensamientos.

Twitter y Facebook han tenido un papel protagónico. Han sido la mejor plataforma de difusión de información y espacio para canalizar la frustración y el sentir ciudadano; a pesar de que hubo todo intento de parte del gobierno por sabotear los videos y fotografías que se difundían a través de esta red. Twitter Inc. acusó a las autoridades venezolanas de restringir el acceso a su red social, según la agencia Bloomberg. Posteriormente el mismo presidente de la Comisión Nacional de Telecomunicaciones (Conatel) en Venezuela admitió esto, indicando que se hacía el bloqueo de enlaces “desde donde se ataca a sitios públicos”.

Hace diez años nadie imaginaría el alcance y el poder de estas plataformas digitales. Ni siquiera en nuestras mentas hubiéramos podido concebir algo así. Una vez más, las redes sociales han demostrado el valor que tienen para el ejercicio pleno de los derechos ciudadanos.

Éstas han permitido una nueva forma de interactuar entre los individuos, de relacionarse, de manifestarse y de expresarse libremente. Pero además del plano de la comunicación, a través de éstas los ciudadanos han aprendido a organizarse, a movilizarse, a construir tejidos sociales que facilitan su participación en los asuntos públicos. Con ello se ha logrado el empoderamiento del ciudadano y esto es un punto crucial, porque través de las redes se la ha otorgado al ciudadano una serie de facultades para ejercer libremente sus derechos y especialmente cuando éstos son vulnerados en regímenes autoritarios, como el venezolano.

Que las redes sociales sirvan en este amargo escenario para anunciar al mundo lo que está pasando en Venezuela y cómo este señor Maduro está terminando con el país, su economía, sofocando a la población, a la oposición, en una atmosfera de gran polarización, violencia e inseguridad. Venezuela está atravesando una grave crisis política, económica y social y es en este contexto cuando las nuevas tecnologías cobran real importancia y son un aliento de esperanza y oxigenación.
www.ddint.org

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada