30 de octubre de 2013

La Alianza para el Gobierno Abierto y las nuevas tecnologías

Opinión
Por Elaine Ford
 
El avance de las nuevas tecnologías de la información nos obliga a replantearnos nuevos escenarios. Escenarios en los cuales el hombre debe estar en la capacidad de adaptarse y aprovechar al máximo los beneficios que éstas nos ofrecen. La Alianza para el Gobierno Abierto (OGP por sus siglas en inglés) es un claro ejemplo actual.
Sin embargo, hay grandes pensadores contemporáneos que han cuestionado los aportes de la evolución tecnológica. Giovanni Sartori describía la aparición del Homo Videns, un nuevo hombre producto del predominio de la imagen sobre la palabra. Según él, el video transformó al Homo Sapiens y la alta tasa de penetración de la televisión ha generado un empobrecimiento en la capacidad de entender; incidiendo en la construcción de la opinión pública, en los procesos políticos y en la democracia. En la actualidad el español Román Cendoya sostiene que el avance de la tecnología está gestando una nueva especie a la que él denomina: Homo Digitalis. A su juicio esta revolución está cambiando la forma de pensar y va en desmedro de las habilidades humanas.
Ambas posturas son muy respetables. Indudablemente, el escepticismo siempre existirá frente a los avances de la tecnología, por varias razones, entre ellas: 1) Porque es innato en el ser humano la resistencia al cambio. 2) Por la aprehensión a someternos a un nuevo paradigma cuyos límites desconocemos. 3) Por el mal manejo o abuso que otros puedan cometer, lo que nos hace sentir vulnerables.
No obstante, no podemos negar que estos mismos avances también nos han ofrecido aspectos favorables y han permitido una nueva forma de interacción entre los individuos y la construcción de sociedades acordes al mundo globalizado del siglo XXI.
En este sentido, iniciativas globales como la Alianza para el Gobierno Abierto son dignas de destacar. Este gran esfuerzo colectivo surgió en el año 2011 con el compromiso de los gobiernos,  la sociedad civil y el empresariado para lograr gobiernos más transparentes capaces de proporcionar a sus ciudadanos mayor información.
A la fecha 54 países, entre ellos el Perú, han suscrito la Declaración de OGP cuyo texto hace énfasis en la necesidad de “aumentar el acceso a las nuevas tecnologías para la apertura y la rendición de cuentas” y señala que “las nuevas tecnologías ofrecen oportunidades para el intercambio de información, la participación del público y la colaboración”.
En efecto, el buen uso de las nuevas tecnologías debe facilitar a los gobiernos la posibilidad de innovar en los actos la transparencia y rendición de cuentas, contribuyendo a reducir la corrupción y fortaleciendo así el sistema democrático. Al ciudadano le permitirá acceder a la información pública, intercambiar ideas e influir en las decisiones de gobierno, fomentando así una ciudadanía más empoderada y participativa. Y el empresario debe sumarse a estos esfuerzos proponiendo buenas prácticas en aras de lograr un Estado honesto, moderno y eficiente.
Mañana más de mil participantes de 60 nacionalidades se reunirán en Londres en la Cumbre Anual de la OGP. Ahí los países definirán los próximos planes de acción y compartirán experiencias que servirán para consolidar los esfuerzos ya emprendidos. No cabe duda que será un espacio alentador que permitirá medir el progreso con respecto a la apertura de datos y los retos que esto supone para la gobernabilidad democrática del país.
www.ddint.org

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada