26 de mayo de 2009

Reelección vs. alternancia de poder

Artículo de Opinión
Por Elaine Ford

¿Qué pasa con los presidentes en la región? La gran mayoría quiere ser reelecto una y otra vez. Y esto es una conducta transversal que va desde gobiernos populistas de izquierda, hasta aquéllos de derecha.

El triunfo de Rafael Correa en primera vuelta en las pasadas elecciones para gobernar el Ecuador por un mandato adicional; el referéndum constitucional ganado por Hugo Chávez a mediados de febrero último que le permitirá postular de forma ilimitada a la reelección en Venezuela; los intereses del presidente Álvaro Uribe quien recientemente tuvo el apoyo del Senado colombiano a fin de convocar a un referéndum para postular a una segunda reelección; las aparentes pretensiones de Luiz Inacio Lula da Silva en Brasil, así como de nuestro actual gobierno, son algunos casos en la región.

Por si fuera poco, Evo Morales también tiene las mismas aspiraciones y a ello se deben los reiterados cambios constitucionales en Bolivia. La Argentina lo ha hecho solapadamente traspasando el poder entre cónyuges. Incluso, el caso de Chile que si bien ha tenido alternancia respecto al liderazgo presidencial, la Concertación es una coalición de gobierno que ya lleva casi 20 años en el poder.

La democracia no sólo consiste en elegir a los gobernantes en elecciones populares. La alternancia de poder es clave para revitalizar la gestión pública, para evitar actos de corrupción, autoritarismos y abusos de poder; para garantizar el pleno respeto a las libertades de los ciudadanos, a las instituciones y al Estado de Derecho. Ello, consecuentemente, conllevará a fortalecer la democracia como sistema político y será siempre el pueblo el más favorecido.

Querer perpetuarse en el poder significa vulnerar el sistema democrático. Las modificaciones a la Carta Magna y el uso de mecanismos constitucionales para lograr este fin son actos permanentes en estos países, que se oyen más conforme los procesos electorales se acercan. Coincidentemente, en los próximos dos años la mayoría de los países mencionados habrán vivido contiendas electorales.

Ahora bien, ¿Qué hace sentir a estos jefes de Estado omnipotentes? Las razones para querer obtener una reelección son varias, que difieren de país en país según el matiz político de sus gobernantes. Habría que señalar entre estas razones el populismo y el afán por difundir el socialismo del siglo XXI, los altos índices de popularidad, los niveles de crecimiento y desarrollo, los éxitos de una estrategia de mano dura, entre otros. Bajo la óptica de estos jefes de Estado, todo es posible para ser reelegidos con el fin de darles continuidad a los logros alcanzados.

La alternancia de poder es saludable, más aun en nuestras incipientes democracias. Ésta debe darse en todos los estamentos del Estado, en gobiernos de izquierda o de derecha y, muy por el contrario a la realidad de la región, ésta debe ser promovida por los mismos mandatarios quienes se declaran ser democráticos.

http://www.ddint.org/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada